top of page
schiss.tif

¿QUÉ ES LA RETINOSQUISIS?

Infórmate

La retinosquisis es una condición ocular que implica la separación de las capas de la retina, la cual es el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo. Esta separación de las capas retinianas puede provocar problemas visuales y, en algunos casos, puede llevar a una pérdida de la visión.

Existen dos tipos principales de retinosquisis: la retinosquisis juvenil y la retinosquisis adquirida.

1. Retinosquisis juvenil: Esta forma de retinosquisis generalmente se presenta en la infancia o en la adolescencia y afecta principalmente a los varones. Es una condición hereditaria causada por mutaciones en el gen RS1, que es responsable de la producción de una proteína llamada retinosquisina. Sin esta proteína, las capas de la retina no se adhieren adecuadamente, lo que da lugar a la formación de espacios llenos de líquido entre ellas. La retinosquisis juvenil suele afectar la región central de la retina, conocida como mácula, que es responsable de la visión nítida y detallada. Los síntomas pueden incluir disminución de la visión central, dificultad para ver detalles finos y, en algunos casos, estrabismo.

2. Retinosquisis adquirida: Esta forma de retinosquisis se desarrolla en adultos y puede estar asociada con otras enfermedades oculares, como la degeneración macular relacionada con la edad, la miopía alta o ciertas enfermedades inflamatorias del ojo. La retinosquisis adquirida puede afectar tanto la región central como la periférica de la retina. Los síntomas pueden incluir visión borrosa, distorsión de la visión, pérdida de la visión periférica y aparición de manchas oscuras en el campo visual.
 

En el caso de la retinosquisis adquirida, también se incluye la retinosquisis senil, que ocurre en adultos mayores y está asociada con el proceso de envejecimiento ocular.

En la retinosquisis senil, se produce una separación de las capas de la retina, especialmente en la región periférica. Esta separación puede generar espacios llenos de líquido entre las capas, lo que resulta en una disrupción de la estructura normal de la retina.

Los síntomas de la retinosquisis senil pueden incluir visión borrosa o distorsionada, reducción de la visión periférica y, en algunos casos, disminución de la visión central. Estos síntomas pueden variar en gravedad y pueden empeorar con el tiempo.

En la mayoría de los casos, la retinosquisis senil es una condición benigna que no requiere tratamiento específico. Sin embargo, es importante que las personas afectadas se sometan a exámenes oculares regulares para monitorear la condición y descartar la presencia de complicaciones adicionales, como el desprendimiento de retina.

En situaciones excepcionales en las que la retinosquisis senil está causando una pérdida significativa de la visión o presenta complicaciones adicionales, se pueden considerar opciones de tratamiento. Estas pueden incluir la intervención quirúrgica, como la vitrectomía.

Si tienes inquietudes específicas acerca de tu situación personal con la retinosquisis, te recomendaría buscar la atención de un oftalmólogo especialista en retina. 
 

El diagnóstico de la retinosquisis generalmente se realiza mediante un examen ocular completo que puede incluir pruebas de agudeza visual, examen de fondo de ojo y pruebas de imagen especializadas, como la tomografía de coherencia óptica (OCT), que permite visualizar las capas de la retina y los espacios quísticos.

¿PUEDO OBTENER UNA CITA PARA EL MISMO DÍA?

¡Contáctanos! Tal vez sí.

bottom of page