top of page

¿QUÉ ES EL PTERIGIÓN?

Infórmate

El pterigión es una afección ocular común caracterizada por el crecimiento de un tejido carnoso en forma de triángulo en la conjuntiva, que es el tejido transparente que cubre la parte blanca del ojo. Por lo general, se desarrolla en el lado más cercano a la nariz y puede extenderse gradualmente hacia la córnea, la superficie frontal transparente del ojo.

La causa exacta del pterigión no se comprende completamente, pero se cree que está asociada con la exposición crónica a la luz ultravioleta (UV), entornos secos y polvorientos, e irritación o inflamación ocular prolongada. Las personas que pasan mucho tiempo al aire libre, especialmente en climas soleados, son más propensas a desarrollar pterigión.

Los síntomas del pterigión pueden incluir:

1. Enrojecimiento del ojo: El ojo afectado puede verse rojo o inyectado en sangre.
2. Irritación ocular: Puede haber sensación de picazón, ardor o la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.
3. Visión borrosa: Si el pterigión crece sobre la córnea, puede causar astigmatismo, lo que provoca visión borrosa.
4. Sequedad ocular: El pterigión puede alterar la película lagrimal, lo que resulta en síntomas de ojo seco.
5. Cambio de forma de la cornea (Astigmatismo): En casos avanzados, el pterigión puede alterar la forma de la córnea, causando distorsión visual.

Las opciones de tratamiento para el pterigión dependen de la gravedad de los síntomas y la extensión del crecimiento. En casos leves con síntomas mínimos, se pueden recetar gotas o ungüentos lubricantes para aliviar la sequedad y la irritación ocular. El uso de gafas de sol con protección UV y el uso de lágrimas artificiales también pueden ayudar.

Si el pterigión causa síntomas significativos, crece sobre la córnea o afecta la visión, se puede recomendar su eliminación quirúrgica. La cirugía de pterigión implica extirpar el tejido anormal y realizar un injerto de tejido conjuntival sano en el área afectada para prevenir la recurrencia. El procedimiento generalmente se realiza bajo anestesia local como paciente ambulatorio.

Después de la cirugía, el ojo puede presentar dolor, enrojecimiento temporal, irritación o sensibilidad a la luz. El uso de gotas para los ojos y las visitas de seguimiento con el oftalmólogo son cruciales durante el proceso de cicatrización. Es importante tener en cuenta que aunque la cirugía puede eliminar eficazmente el pterigión, existe un riesgo pequeño de recurrencia, especialmente en personas con una exposición solar significativa o factores de riesgo subyacentes.

Si sospechas que tienes un pterigión o experimentas algún síntoma relacionado con esta afección, se recomienda consultar a un profesional de la salud visual para una evaluación completa y un manejo adecuado.

¿PUEDO OBTENER UNA CITA PARA EL MISMO DÍA?

¡Contactanos! Tal vez sí.

bottom of page