top of page
2ISMAIL_ALFRIE_19920124_20220817_0948_COLOR_OD_1.2.276.0.75.2.2.70.0.3.22081709485d0822.30

¿QUÉ ES EL DESPRENDIMIENTO DE RETINA?

Infórmate

El desprendimiento de retina es una condición ocular urgente en la que la capa sensible a la luz en la parte posterior del ojo, llamada retina, se separa de su posición normal. La retina es responsable de capturar las imágenes y transmitirlas al cerebro a través del nervio óptico, lo que nos permite ver.

Cuando ocurre un desprendimiento de retina, baja el suministro de oxigeno y nutrientes a la retina, lo que puede provocar una pérdida de visión irreversible si no se trata rápidamente. El desprendimiento de retina puede ocurrir de forma repentina o desarrollarse gradualmente, y es más común en personas mayores de 40 años.

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de desprendimiento de retina, como:

1. Edad: El desprendimiento de retina es más frecuente en pacientes alrededor de 40-65 años de edad, y poco frecuente en pacientes mayores de 80 años. 

2. Miopía alta: Las personas con una alta graduación de miopía (visión corta) tienen un mayor riesgo de desprendimiento de retina.

3. Lesiones oculares: Un trauma o lesión en el ojo puede causar un desprendimiento de retina.

4. Cirugía ocular previa: Algunas cirugías oculares, como la cirugía de cataratas, aumentan el riesgo de desprendimiento de retina.

5. Antecedentes familiares: Si hay antecedentes familiares de desprendimiento de retina, existe un mayor riesgo de desarrollar la afección.

6. Desprendimiento de retina en el ojo contrario: El haber tenido un desprendimiento de retina habla de un mayor risgo de que suceda en el otroa su vez.

7. Enfermedades oculares o genéticas: Ciertas enfermedades oculares, o síndromes genéticos pueden aumentar la probabilidad de desprendimiento de retina hasta en un 65%, como son el Síndrome de Stickler o una infección ocular por citomegalovirus.

Los síntomas del desprendimiento de retina pueden incluir:

1. Aparición repentina de manchas flotantes en el campo visual (moscas volantes).
2. Destellos de luz en el ojo afectado.
3. Pérdida de visión periférica o lateral.
4. Sensación de una cortina oscura que cubre parte del campo visual.

Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante buscar atención médica de inmediato, ya que el desprendimiento de retina requiere tratamiento urgente. El tratamiento generalmente implica cirugía para volver a colocar la retina en su posición adecuada y sellar cualquier desgarro o agujero en la misma.

Es fundamental recibir un diagnóstico y tratamiento tempranos para aumentar las posibilidades de preservar la visión y evitar complicaciones graves como perdida visual irreversible.

¿CÓMO SE TRATA?

Hay varias opciones disponibles para tratar el desprendimiento de retina, y la elección del tratamiento depende de la gravedad, ubicación del desprendimiento y edad del paciente.

Las opciones más comunes son:

1. Retinopexia Neumática: Este procedimiento es adecuado para ciertos tipos de desprendimiento de retina. Consiste en inyectar una burbuja de gas en el ojo, que ayuda a empujar la retina desprendida hacia su posición correcta. A su vez, se utiliza terapia láser o tratamiento de congelación para sellar la rotura o agujero en la retina.

2. Cinturón Escleral o Cerclaje Escleral (Scleral Buckle): En este procedimiento, se coloca una banda o esponja de silicona en el exterior del ojo (esclera) para empujar suavemente la pared del ojo hacia adentro, reduciendo la fuerza de tracción sobre la retina desprendida. Esto permite que la retina se vuelva a unir de forma natural con el tiempo. También se puede utilizar láser o crioterapia para sellar la rotura o agujero.

3. Vitrectomía: La vitrectomía es uno de los procedimientos más frecuentes, es un procedimiento micro-quirúrgico en el que se extrae el gel vítreo del interior del ojo para acceder a la retina. Esto permite al cirujano reparar el desprendimiento sellando las roturas o agujeros con láser o crioterapia, o utilizando técnicas adicionales como la inyección de gas o aceite de silicona para mantener la retina en su lugar.

4. Láser o Crioterapia: La terapia láser (fotocoagulación) o la crioterapia (tratamiento de congelación) se pueden utilizar para crear un pegamento biológicos alrededor de las roturas o agujeros en la retina. Estas cicatrices ayudan a sellar las rupturas retinianas, evitando más pérdida de líquido y promoviendo la reaunión de la retina.

La elección del tratamiento depende de varios factores, como el tipo y la ubicación del desprendimiento de retina, la presencia de condiciones asociadas, así como la edad y salud general del paciente. Es importante consultar con un especialista en retina que pueda evaluar tu caso específico y recomendar la opción de tratamiento más adecuada para ti. La detección temprana y el tratamiento oportuno son cruciales para aumentar las posibilidades de una reunión exitosa de la retina y preservar la visión.

¿PUEDO OBTENER UNA CITA PARA EL MISMO DÍA?

¡Contáctanos! Tal vez sí.

bottom of page